Correr con calor: 8 claves y consejos para correr este verano


Con los días más soleados y cálidos, comenzamos a hacer actividad física al aire libre. Esto es muy bueno, sin dudas, pero para no sufrirlo demasiado o que los efectos sean los deseados debemos tener en cuenta algunas cuestiones. En este artículo te daremos 8 consejos para correr en verano.

Consejos para correr este verano

Si te gusta hacer running o has comenzado hace poco con este fascinante deporte, es muy importante que tengas en cuenta ciertas cuestiones. Las precauciones que tomes pueden significar una buena performance o un día de entrenamiento para el olvido.

Además, cuando corres en el momento adecuado y con la ropa correcta hay menos posibilidades de que termines abandonando a la primera semana (o menos). Presta atención a los siguientes consejos para correr este verano:

1. No corras al mediodía

Las horas centrales del día son las menos indicadas para hacer ejercicio, sobre todo al aire libre. Si quieres hacer running, prefiere hacerlo bien temprano por la mañana o después de las 18 horas. Evita el mediodía y después de almorzar y busca un camino que tenga buena sombra.

2. Protégete del sol

No importa si es día amanece nublado, aunque no lo veamos, el sol siempre está al acecho. Incluso si cumples con el primero de los consejos para correr este verano que te proporcionamos, tendrás que protegerte de los rayos solares (salvo que quieras hacer running a las 10 de la noche, claro está).

Antes de salir de casa colócate un buen factor de protección, principalmente en el rostro y en la nuca. No te olvides las gafas de sol y una buena gorra. De esta manera estarás resguardado de los efectos nocivos de los rayos UV.

3. Bebe mucha agua

Seguro ya has oído o leído esta recomendación cientos de veces, pero nunca está de más recordarla. A los famosos ‘dos litros de agua por día’ les debemos sumar uno más por la época del año y el ejercicio que realizamos.

Beber agua al correr con calor.

No te olvides de llevar una botella de agua cuando sales a correr, aunque sea molesto andar con ella a cuestas, la necesitarás en cualquier momento. Y cumple con la cantidad diaria a través de ingestas cada una hora aproximadamente.

4. Elige lugares naturales

Se dice que cuando hace calor, el cemento tiene más grados que otros escenarios. Por ello, para correr elige un sitio natural, con árboles y plantas. Esto no solo será bueno para recrear la vista, sino que además tendrás un menor impacto en las articulaciones debido a la hierba o los senderos de piedra.

Si vives cerca de un río, del mar o de una laguna (aunque sea artificial) te aconsejamos que hagas ejercicio allí para recibir una brisa fresca adicional… ¡Justo lo que necesitas cuando entrenas!

5. Elige ropa adecuada

Hoy en día podemos conseguir miles de prendas específicas para hacer ejercicio. Uno de los consejos para correr en verano es adquirir aquella ropa acorde no solo al deporte en sí, sino también a la época del año.

Evita los colores oscuros, ya que aumentan la sensación de calor al no permitir el paso de los rayos solares. Tampoco uses prendas de lycra ni tirantes. Mejor opta por telas más frescas y que absorban rápidamente la transpiración.

Chica haciendo estiramiento de piernas para hacer running.

6. Presta atención al clima

El índice térmico es la combinación entre la humedad y la temperatura y es un dato más que importante al momento de salir a correr al aire libre. Cuando el aire está muy ‘pesado’ o húmedo, al cuerpo le cuesta más refrigerarse con el sudor. Además es probable que no tengas tanto oxígeno en los pulmones aunque inspires como de costumbre.

7. Reduce la intensidad

En verano no podemos pretender batir récords ni superar nuestras marcas de otras épocas del año cuando hace menos calor. Aunque te encante entrenar en estos meses, ten en cuenta que el organismo hará un esfuerzo superior debido a las altas temperaturas.

Es fundamental entonces que reduzcas la intensidad y el ritmo al correr. Esto quiere decir que tendrás que exigirte menos. Y además, evitar ejercitar hasta que el cuerpo no pueda más. Luego te será más difícil recuperarte. Antes que no hacer nada, siempre es preferible hacer poco.

8. Disfruta

Por último, te aconsejamos que cuando salgas a correr este verano, lo pases de maravillas. Aprovecha esta época del aire para hacer ejercicio al aire libre, mirar el paisaje e incluso aprovechar tus vacaciones para seguir entrenando.

Con estos consejos para correr en verano, tu experiencia será más que beneficiosa, tanto a nivel físico como emocional.

La entrada Correr con calor: 8 claves y consejos para correr este verano se publicó primero en Deportista.



Source link

El jardín perfecto según el Feng Shui – Come con Salud


Feng Shui en el jardín. Fuentes y floresEl jardín perfecto según el Feng Shui Como ya sabrán, el Feng Shui es una filosofía china que busca influir positivamente en el espacio y las personas. Desde hace algún tiempo, este sistema de postulados filosóficos es ampliamente aplicado en el diseño de interiores para traer armonía y bienestar a la casa. El jardín es, […]

La entrada El jardín perfecto según el Feng Shui se publicó primero en Come con Salud.



Source link

¿Qué ejercicios puedo realizar estando embarazada?


Estar en la ‘dulce espera’ no es sinónimo de dejar de hacer deporte o de empezar con alguna rutina acorde a nuestras posibilidades. Por eso, en el siguiente artículo te contaremos qué ejercicios hacer estando embarazada.

¿Por qué hacer ejercicio estando embarazada?

Durante la gestación, la mujer debe realizar algún tipo de deporte, aunque sea algo básico como salir a caminar todas las tardes. Son muchos los beneficios que tiene el ejercicio estando embarazada: dormir mejor, aumentar la energía, aliviar dolores de espalda, reducir el riesgo de complicaciones en el parto y preparar el cuerpo para el nacimiento.

Prevención y cuidados para el dolor de espalda.

Por supuesto que siempre se debe consultar con el médico, para saber qué tipo de ejercicio aprueba o recomienda, ya que según el trimestre en que te encuentres, los movimientos permitidos y prohibidos varían. Algunas reglas generales para hacer ejercicio en el embarazo:

  • Evitar saltos y giros
  • No elegir disciplinas muy intensas
  • No hacer deportes de contacto, para evitar golpes en el vientre
  • Escoger espacios al aire libre o bien ventilados
  • No hagas abdominales ni sentadillas
  • Recuerda beber mucha agua todo el día
  • Planifica bien las comidas para contar con las calorías necesarias
  • No hagas ejercicio hasta sentirte exhausta
  • Presta mucha atención a las señales que te da el cuerpo después de ejercitar

¿Qué ejercicios estando embarazada puedo hacer?

Como has podido leer, hacer ejercicio durante el embarazo es muy beneficioso, tanto para ti como para el bebé. Pero por supuesto, tienes que elegir aquellas disciplinas que se adaptan a tu condición.

Se recomienda realizar deporte entre 20 y 30 minutos por día, siempre de forma suave a moderada y evitar las horas de calor o frío extremos. Antes de comenzar, consulta con tu médico y acude a centros especializados en ejercicios para gestantes. Algunas opciones son:

1. Caminar

Una de las actividades más recomendadas para las embarazadas porque no tiene un impacto negativo en el cuerpo, sino todo lo contrario. Las rodillas y los tobillos son dos zonas que sufren bastante, por lo tanto, debes fortalecerlas con el ejercicio.

Correr y hacer deporte durante el embarazo.

Caminar no requiere ningún conocimiento previo y solo precisa de ropa adecuada (el calzado cómodo es fundamental). Puedes salir a dar un paseo por las tardes al parque o incluso en una cinta. Atención, porque ir a hacer la compra o mirar escaparates no es lo mismo que caminar con cierto ritmo durante 20 minutos. Si te aburre, pon tu música favorita en el móvil y disfruta del paisaje.

2. Nadar

Se dice que es el mejor ejercicio estando embarazada que existe debido a que trabaja todos los músculos (tanto de piernas como de brazos) y tiene muchos beneficios a nivel cardiovascular. A su vez, aligera el peso del vientre y reduce el dolor de espalda.

Puedes hacer aquagym para embarazadas o simplemente nadar durante media hora al menos tres veces por semana. ¡También ayudará en tu relajación y podrás dormir mejor!

3. Yoga

Es otra de las opciones más recomendadas durante la gestación, ya que si bien algunas posturas pueden ser complicadas, también hay otras que cualquier persona las puede llevar a cabo. Incluso hay clases especiales para mujeres ‘en la dulce espera’ que incluyen meditación, perfecto para calmar la ansiedad típica de esta etapa.

El yoga mejora la postura, previene dolores de espalda, reduce los vómitos matutinos, baja la presión sanguínea, asegura una mayor oxigenación para el bebé y aumenta las posibilidades de tener parto natural.

4. Bailar

No quiere decir que te apuntes en una academia de baile y hagas giros y piruetas, pero sí que elijas algún tipo de música que te guste y te permita mover un poco aún estando en casa. Puedes poner vídeos en internet o poner un DVD en la televisión de la sala. Muévete despacio y evita los movimientos bruscos. Sin dudas mejorarás tu ánimo y reducirás el insomnio.

Existen otros ejercicios estando embarazada que te pueden interesar como por ejemplo el running (lento), el pilates, el levantamiento de pesas (livianas), andar en bicicleta (solo hasta el quinto mes) y los estiramientos de columna cada mañana.

La entrada ¿Qué ejercicios puedo realizar estando embarazada? se publicó primero en Deportista.



Source link

Pamela Rodríguez y el agua tibia con limón – Come con Salud


Pamela Rodriguez. Agua con limónPamela Rodríguez y el agua tibia con limón Pamela Rodríguez nos comenta: Este es uno de mis “mejunjes” diarios que lo procuro tomar “todos los días”… (a veces se olvida o no hay tiempo, como es normal…) y es mi agua tibia con limón, bicarbonato de sodio, jengibre y algunas veces le agrego ajo y/o […]

La entrada Pamela Rodríguez y el agua tibia con limón se publicó primero en Come con Salud.



Source link

Meriendas de proteínas para picar entre horas


Uno de los nutrientes que más necesitamos los deportistas son sin duda las proteínas. Por eso nos encanta comer proteínas a todas horas, pues sabemos que nos darán energía y también ayudarán a que nuestros músculos se mantengan en forma. ¿Quieres conocer algunas meriendas de proteínas que puedes tomar sin preocuparte?

Meriendas de proteínas para calmar el gusanillo

Bizcocho de proteínas

El estilo de vida saludable cada vez está más extendido entre aquellos que quieren cuidarse. Por ello, en el mercado hay distintas opciones de bizcochos de proteínas que son increíbles para darte un capricho y no añadir extras a tu dieta.

Si no los encuentras o crees que son demasiado caros para tu bolsillo, también puedes hacerlos en casa. Es sencillo, solo sustituye la harina por avena en polvo o salvado, el azúcar por miel o sirope de agave y agrega proteínas del sabor que te guste. Puedes poner unos frutos secos para decorar.

Bizcocho de yogur.

Galletas con queso

Unas galletas integrales o de proteínas o avena, con unas rebanadas de queso tricota, puede ser una merienda saludable que te quitará el hambre y te permitirá seguir dentro de tu estilo de vida saludable.

Batido de frutas natural

Hoy en día puedes encontrar distintas frutas congeladas con las que hacer un batido delicioso y fresco. Si le agregas leche baja en grasa y proteínas en polvo, tendrás una merienda que te ayudará a no tener hambre hasta le cena, o incluso hasta el día siguiente.

Si quieres usarlo como sustituto de la cena, añade un poco de avena y miel o sirope de agave si quieres para hacerlo más completo.

Yogur griego

Aunque los yogures tienen grasa también tienen un alto contenido de proteínas. El griego, particularmente, tiene 17 gramos de esta por cada envase, además de vitamina B-12 y calcio. Para complementarlo puedes añadir unas nueces que te aportarán hidratos y más proteínas.

Comer un yogur.

Huevos duros

Los huevos son una fuente de proteína increíble y por tanto una merienda muy apta para calmar el apetito y no añadir calorías extra pues cada uno tiene unas 75 calorías. Puedes acompañarlo con unas lonchas de pechuga de pavo frío.

Edamame

Son granitos de soja muy fáciles de preparar a los que solo tendrás que agregar un poco de sal una vez que estén cocinados y eternos en una bolsa que podrás llevar donde quieras. Cada taza de este vegetal contiene unos 15 gramos de proteínas.

Pipas de calabaza

Intenta que no sean fritas sino horneadas con un toque de sal. Si no, puedes hacerlo tú mismo en casa. Cada taza contiene 12 gramos de proteínas y te saciarán hasta la próxima comida.

Humus

Aunque el principal ingrediente del humus son los garbanzos y tienen un alto contenido en carbohidratos, también son una fuente de proteínas muy válida. El humus es una merienda excelente para aportarte proteínas y mantenerte en línea.

Para comerlo olvida el pan y escoge vegetales como el apio, el pepino y la zanahoria.

Carne de pavo

La pechuga de pavo frío es excelente como merienda de proteínas. Puedes meterla en un pan fino tipo thins bajo en calorías y combinarlo con lechuga y tomate e incluso un toque de mayonesa light.

Ensalada de atún

Atún con tomate, pepino, cebolla morada y un poco de maíz es un plato delicioso que saciará tu apetito y te aportará todos los nutrientes que necesitas.

Ensalada de atún.

Queso cottage

El queso cottage es bajo en calorías y tiene un alto nivel de proteínas, unos 16 gramos por cada 100. Puedes comerlo solo o con un poco de miel si lo quieres con un toque dulce, o con tomate o pepino si lo prefieres salado.

Solo necesitas un poco de imaginación y conocer los alimentos más baos en calorías pero con más contenido en proteínas. Así podrás tener meriendas de proteínas sanas y deliciosas como las que te hemos citado anteriormente.

La entrada Meriendas de proteínas para picar entre horas se publicó primero en Deportista.



Source link